Ya sea en vacaciones, por ejercicio o para relajación, no hay nada más divertido y disfrutable que meternos a una alberca. Las encontramos en los hoteles, balnearios y también en casas, pero en cualquiera de los casos, siempre debemos poner en práctica las medidas de seguridad básicas para evitar accidentes al usar las albercas, sobre todo si tenemos hijos.

Al respecto, las autoridades en materia de salud nos recomiendan atender las siguientes recomendaciones para no correr peligro:

-Nunca dejar solo a los niños en la alberca.

-No correr ni jugar cerca de una piscina.

-Evitar lanzarse de cabeza en albercas de poca profundidad.

-No es recomendable nadar después de comer. Al menos hay que esperar una hora, para evitar problemas digestivos o incluso cardiacos.

-No entrar precipitadamente a la piscina. Desciende despacio para que tu cuerpo asimile la temperatura del agua poco a poco. Después ya lo podrás hacer, si piensas aventarte de clavado.

-Toma clases de natación. Disfrutarás más de nadar, además de que lo harás con seguridad.

-Si la piscina está en tu casa, procura que cuente con el equipamiento de abarcas adecuado. Rodéala con un vallado de protección, para la seguridad de tus pequeños.



Si deseas saber más sobre equipamiento de albercas y accesorios para seguridad y mantenimiento de las mismas, consulta a los expertos de ALCO Piscinas.